La vida avanza y con ella el conocimiento y la ciencia. Los descubrimientos científicos están cadz vez más al alcance de todos y la curiosidad por ellos va en aumento. El Museo Elder es un lugar ideal para que pequeños y mayores puedan unirse en búsqueda de mayor sabiduría y diversión.

El Museo Elder está situado en el mítico Parque Santa Catalina de Las Palmas de Gran Canaria. Fácilmente reconocible por su emblemática entrada encabezada por una esfera giratoria y un fragmento de avión. Abierto desde 1999 ha sido espacio de presentación de experimentos y toda clase de exposiciones en la capital grancanaria. Mítico por sus entrañables actividades infantiles y sus memorables exposiciones permanentes. Es un espacio ideal para pasar una buena tarde en pareja, amigos o familia.

Exposición permanente

Desde hace dos décadas, el museo está abierto ofreciendo piezas que se mantienen desde su inicio y otras que se renuevan con el paso del tiempo. Se adapta a los avances científicos del momento buscando la innovación constante de conocimientos. Algunas de las piezas que perduran en sus instalaciones son la réplica del interior de un transbordador espacial, el avión F5 Northroop o los esqueletos de numerosas especies vertebradas. Y se han ido añadiendo a este grupo piezas como el croma para recrear escenas del cine, área de realidad virtual o el simulador de conducción.

Área de presentaciones

Si podemos nombrar algunas, de las muchas, actividades épicas del museo serían el planetario y la sala de cine. En el primero se proyectan espectáculos e historias para conocer mucho más las estrellas y constelaciones. Mientras que, en el segundo, se exponen numerosos documentales para entrar en profundidad en la naturaleza y el reino animal.

También podrás disfrutar de retos matemáticos, adivinanzas y maquinaria especializada en experimentación física. Y aunque se pueda sobreestimar, en principio, algunos de los juegos presentes, lo cierto es que son más complicados de lo que parecen. A más de uno se le resisten.

Exposiciones temporales

El Museo Elder se curra en plenitud sus exposiciones más efímeras. Cuando hicimos la visita estaban presentes «Yo soy de aquí, juego así» y «Versiones ilustradas».

En la primera se hacía un repaso de los juegos y artilugios que utilizaban los niños canarios del siglo pasado. Juegos hechos a partir de materiales que encontraban en las casas de la época y que, con un poco de ingenio, servían para pasar las tardes en la calle. Además de recrear establecimientos de la época como las tiendas de aceite y vinagre o el boticario.

En la segunda se rediseñaban las obras artísticas más famosas en versión más simplificada empleando una estética más semejante a la animación que al realismo.

Más allá de un lugar donde se llevan a los niños de excursión en el colegio, el Museo Elder ofrece todo tipo de actividades que proporcionan interacción directa con la ciencia y el conocimiento. Saberes de los que no se tiene contancia y que, pueden volverse inetresantes para todos los asistentes. Puedes pasar una feliz tarde acompañado o solo en este magnífico rincón de la capital grancanaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *